29/3/15

LA SENSUALIDAD DE ESTAR POR CASA

Dicen que para presumir hay que sufrir, y son muchas las veces en las que las mujeres nos vemos en el papel de sufridoras, para poder lucir guapas.



Un objeto que cada vez se usa menos pero que durante los años 50 fué usado en todos los salones de belleza, para lucir melenas rizadas y elegantes, es el RULO.

Este "artefacto" cirular que se había inventado en 1905 por un caballero, era utilizado por casi todas las mujeres de los años 40-50 que querían un cabello ondulado.

Como siempre parece, que estamos feas cuando vamos a la peluquería y nos ponen los rulos, he querido hacer un homenaje a este objeto ya casi en desuso, Y sinceramente me parecen imágenes de lo más sexys.









El icono de belleza en los años 50, eran las divas de Hollywood, perfectamente vestidas y enjoyadas, de ahí que muchas de estas fotografías, luzcan radiantes, a pesar de que su pelo no esté aún preparado para la calle.
Estas mujeres que posaban en lencería en muchas ocasiones y que se convirtieron en Pin Up, o chicas del calendario, son y seguirán siendo hoy en día, uno de los iconos más sexys de la historia.















Nadie puede negar el grado de sensualidad que tienen estas imágenes a pesar de llevar puesto unos rulos. Puesto que muchos de nosotros asociamos la palabra rulo acompañado de la bata de guatiné y las alpargatas de estar por casa.

Pero ya véis que nada más lejos de la realidad, que desprenden una sensualidad casi erótica, y que muchos hombres sentirían la necesidad, de quitar uno a uno esos rulos, sintiendo placer en cada uno de ellos al ver como cae sobre el rostro y la piel semi desnuda el pelo ensortijado.



















Atender a estas miradas, coquetas, sin pudor, casi descaradas; quién podría verlas descuidadas o faltas de elegancia con esos ojos maquillados, esas pestañas infinitas, o esos escotes de vértigo.

Siempre hemos buscado las mujeres la manera de sentirnos más y más guapas, y el cabello es muy importante para nosotras. Hoy en día recurrimos a métodos modernos, e incluso abandonamos las peluquerías, porque vivimos en el mundo de las prisas constantes, y no tenemos un minuto para dedicarnos a ir a un salón de belleza como hacían antes.

Esa estética, de la mujer enfundada en rulos bajo el casco enorme de una peluquería que mediante calor hacía que esos rizos cobraran fuerza, esa mujer y esa estética causa cierta nostalgia, frente a los avances tecnológicos que hoy en día tiene los centros de peluquería y belleza.












Una de las claves de que estas mujeres las veamos guapas, a pesar de llevar tanto rulo en la cabeza, es la sensación que dan de seguridad en sí mismas, una clave imprescindible para gustar a los demás y para gustarte a tí misma.

El sentirse ridícula o avergonzada en muchas ocasiones nos hace feas ante los demás, y sin embargo una de las claves para que los demás nos vean preciosas es la confianza en tu belleza lleves lo que lleves puesto.















¿Creíais que sólo nosotras nos poníamos rulos?, durante mucho tiempo ellos también lo hicieron, y probablemente lo sigan haciendo en melenas largas para conseguir tal vez alisar pelos rebeldes. 

Lo curioso de todo esto es la cantidad de miradas que atraen estos pequeños objetos cilíndricos, y he encontrado una imagen muy impactante y algo surrealista que a muchos de vosotros os gustará y a otros os causará terror. Pero a nadie dejará indiferente.


Para terminar, me gustaría hacer una pequeña reflexión personal. Todas las mujeres nos arreglamos y nos cambiamos de cortes de pelo, de color, nos lo alisamos, nos lo rizamos, nos ponemos las tan odiadas (bajo mi punto de vista) extensiones, y todo esto con el objetivo de estar más bellas.

Es curioso porque si le preguntaras a un hombre, probablemente ni se haya fijado que has ido a la peluquería, y ese día te sientes ignorada. Pero porqué le damos tanta importancia a la belleza, cuando el carisma, es mucho más importante que cualquier cambio de pelo o de vestido??.

A veces pienso que las mujeres que procuran hacerse notar excesivamente por fuera, es porque no tienen mucho más que mostrar. Repito que esto es una reflexión muy personal. 

He encontrado una frase esta semana de un escritor que fue premio Nobel de literatura, y me ha encantado descubrir que la belleza a veces es algo invisible e intangible.

"Y no era guapa. Quizá no llegaba ni a bonita, pero poseía ese encanto que hace que los hombres vayan tras una mujer, con la esperanza de que algo de él se les transmita"

Feliz Semana Santa!! nos vemos pronto!!

Ángeles Castro




1 comentario:

anamaria garcia dijo...

Espero que la historia del rulo solo sea un continuará...gracias por la información!!Un beso muy fuerte!!