27/1/13

MÍNIMAL O BARROCO, TÚ ELIGES





Existe una tendencia generalizada a pensar que llevar un sólo color, o utilizar looks minimalistas, hace "soso" un estilismo o a la persona que lo luce, para empezar hay que recordar que el hábito no hace al monje aunque le ayude, o para ser más coloquial, aunque la mona se vista de seda mona se queda.

La fuerza que cada uno le de al vestuario, no es cuestión a veces del vestuario en sí, porque ¿ cuantas veces hemos dicho?, esta chica o este chico, lo luce todo.

Somos las personas las que damos carácter, elegancia o sensualidad a las prendas que lucimos y no las prendas a nosotros, aunque nos ayuden.

Esta semana, he querido hacer una comparativa entre lo barroco, y lo minimalista para que podáis observar que tanto una elección u otra puede ser válida si la persona que lo luce sabe hacerlo con estilo y elegancia.

Mi apuesta sin duda, pero es algo muy personal, es el minimalismo, porque como siempre pienso, "less  is more", pero como bien os digo es una apuesta muy personal.

Os muestro algunas imágenes que por color, estilo o sencillez he catalogado de minimalistas.









El poder del blanco y negro como colores únicos, no hace que el look sea menos impactante o menos elaborado, ya veis que la composición del estilismo, la fotografía o el maquillaje juegan una parte importante en estas imágenes, pero sin necesidad de ornamentos, no hay pulseras, grandes collares, ni si quiera excesivo color, ni combinación de estos, sólo sencillez, pero también causa impacto visual.







El uso del rojo cómo punto de atención, en combinación con el blanco y negro es la mezcla perfecta para un look armónico, siguiendo con la tónica de la sencillez.




Aprovechando que el color nude se ha instalado en nuestros armarios, observar la fuerza que puede dar un look tan limpio, y elegante como estos sin necesidad de que sean exagerados o cargados. Es tan elegante que se funde con nuestra piel, consiguiendo que con un buen maquillaje sólo se realce aún más nuestra belleza.









El minimalismo no tiene porqué carecer de diseño, y formas geométricas, somos demasiado tajantes al pensar que algo minimalista es algo soso, y ya podéis ver que todo lo contrario que da carácter, y fuerza, porque quien necesita demasiados complementos para su vestuario, al final termina por disimular su autentica  belleza y personalidad.


El término Barroco, viene de un vocablo portugués cuyo femenino es designado a las perlas que tienen algún tipo de deformidad, como en castellano se dice barruecas. Fue en origen una palabra despreciativa, que designaba un estilo recargado y grandilocuente, nada exento de artificios, y adornos. De hecho decir barroco, era decir absurdo o grotesco en aquella época del siglo XVII, que es cuando empieza a dar sus primeros pasos.

Hoy en día, decir barroco todos lo asociamos en vestuario al uso excesivo del dorado cómo punto de partida, y la combinación de el con los negros, azules marinos, o granates.

Se reconoce también por el uso de cadenas, doradas, perlas, camafeos exagerados, e incluso cruces, ya que parte del barroco fue también el arte gótico.




Este año además encontraremos en nuestras tiendas, el estilo neobarroco, que se caracteriza por marcar en exceso el arte floral, con flores de gran tamaño y colorido.











No todo lo que se lleva en las pasarelas es apto para todos nosotros, hay personas que necesitan ir barrocas para llamar la atención sobre su vestuario, y otras minimalistas para lucir su belleza y personalidad, ambas son combinables entre si, y por supuesto siempre es positivo tener valor y carácter para lucir ambas sin por ello sentirte soso o excesivo, todo en su medida justa y sabiendo tu estilo y tus límites es completamente acertado.

Y tener siempre en cuenta que sea cual sea el look que elijas que sea complemento de tí y no tu de el.

Hasta pronto!!!