21/4/13

FEMME CONTRE FEMME



La fotografía de moda recurre en innumerables ocasiones, a la ambigüedad. Pero me resulta muy curioso, como en esta ambigüedad sólo se usa la figura femenina y no la masculina.

Alejados ya de tiempos en los que ver a dos hombres o dos mujeres de la mano nos resultaba algo chocante; aún hoy en día es más fácil encontrar imágenes como esta, en la que una mujer sujeta el pecho desnudo de otra y lleva su boca a un maquillado pezón. No nos sorprende tanto ni nos incomoda, es más a muchos hombres y mujeres les seducirá tremendamente esta imagen.

Es evidente que dentro del punto sensual y sexual, que no podemos negar que existe, no pasa desapercibida la estética elegante, y cuidada de la imagen, con esa fotografía casi borrosa.Esos trajes de alta costura y esas maxi joyas que porta la que parece la sumisa de la pareja, nos dejan entrever que se trata de una composición estética con fuerza, elegancia, y con una ambigüedad que será básicamente nuestro tema de hoy en cuanto a fotografía de moda se refiere.










Es una total provocación la realización de estas imágenes que por su recreación del vestuario y entorno, rondarían sobre los años 20. Dos mujeres de los años locos besándose en público era una auténtica revolución aunque también define mucho lo que se vivió en esa época en la que la mujer se libera de muchas ataduras en la vestimenta y en sus tradiciones.

El pudor de una mujer ante la realización de este tipo de imágenes no es tan firme, como el de un hombre ante la misma situación. Encontrar fotografías de mujeres tocándose, besándose, o seduciéndose, no es tarea complicada porque en ocasiones son usadas con mucha astucia para generar interés o incluso polémica, en muchas firmas de moda como Yves Saint Lauren, Dolce&Gabbana , así como revistas de moda tipo Elle, Vogue, Bazaar, etc...











Ingredientes para este cóctel explosivo de fotografías, no sólo es una imagen en la que se muestre piel,podría ser extremadamente sensual, y que estuvieran completamente tapadas ,no es incompatible, es la actitud con la que se posa, la composición de la fotografía, las miradas que besan, los labios que rozan, las manos que se posan con delicadeza sobre el cuerpo de una manera muy sensual. Y sobre todo la falta de toda vergüenza y casi descaro.

Dos de las editoriales que más me han gustado, por su sentido de la estética que están a la misma altura que la erótica, son las próximas fotografías. De esta primera, he sacado la impactante imagen de portada del post de hoy.






Imágenes con gran influencia de dos colores, el negro y el rojo, el poder y la seducción, y la estrategia del fotógrafo de realizar estas instantáneas, con cierto aire borroso, que las hace aún más interesantes.
La siguiente editorial que os mencionaba es esta, en la que una mujer abusa de una muñeca-maniquie, con la misma estética que ella, consiguiendo imágenes con un gran impacto visual. 




He podido observar y ahora os invito a vosotros a hacerlo también, que en la gran mayoría de estas imágenes hay una clara posición dominante por una de las partes, de esta manera a pesar de no estar presente la figura masculina en cierto modo sí está reflejada en esa sensación de dureza, o dominación.

Además si observáis los gestos de ambas, unos son más masculinos y otros más femeninos. Dejando patente que aún escondida, está la figura masculina. 

De echo a muchos hombres estas fotografías les resultan excitantes, porque les provoca ver esa sensualidad entre dos o varias mujeres, rozando así una de sus grandes fantasías.













No sólo en la agresividad de estas imágenes se puede percibir sensualidad, sino también  en las fotografías con cierto aire sutil, melancólico, aniñado, y casi tierno.







Para terminar y para no perder la costumbre, os dejo mi especial selección que por alguno de sus rasgos, me llaman poderosamente la atención.












Esta última imagen, excitante, misteriosa, prohibida, con fuerza, y apasionada es sin duda mi favorita, algunos os preguntaréis  porqué pero os dejaré con la duda, tampoco os lo voy a explicar todo, ¿no? 

Aunque realmente muchas de estas fotos son realmente interesantes, y con una calidad en cuanto al vestuario, las poses, la iluminación y los decorados. Todos y cada uno de vosotros habrá habido alguna imagen con la que especialmente hayáis sentido una sensación de asombro, o de excitación, o de escándalo los más pudorosos, el caso es que no os ha dejado indiferentes estoy convencida.

Ahora analizando estas imágenes, entiendes porqué los grandes fotógrafos de moda, optan por elegir la figura femenina por duplicado, mujer contra mujer, para captar la atención de los espectadores como nosotros. Y apuesto porque hoy lo han conseguido.

Aprovechando esta última imagen del beso entre estas dos féminas, os dejo una frase de Pablo Neruda:

"En un beso sabrás, todo lo que he callado"

Hasta pronto!!

                                              Ángeles Castro