7/6/13

RELIGIOUS FASHION



"Ave María purísima, con pecado concebida".

Éste, podría ser el título de nuestro artículo de la semana.Para ello, he querido centrarme en la influencia que tiene la religión en la fotografía de moda, llevado al extremo de la provocación, la controversia, e incluso en ocasiones la obscenidad.

Iconos religiosos, crucifijos, lugares santos, tocas de monja, y auras celestiales, nos invitan a sentir cierta sensación morbosa.

La religión siempre privada de los placeres mundanos, nos causa más erotismo si rozamos con ella lo lascivo.
















Las vírgenes, también han sido inspiradoras para algunos fotógrafos. Miles Aldridge, usa la figura de una virgen para sus instantáneas, dejando como no podría ser de otra forma su sello colorista y fantástico.

No olvidemos, que muchas iconografías religiosas guardan un extraño halo de misterio, que roza en ocasiones lo siniestro,así lo refleja Aldridge en estas imágenes.




El halo virginal, o el manto divino, son otras de las señas de identidad de estas fotografías, concediendo a las mismas, esa sensación de dulzura y de misticismo que conlleva estos adornos.


















Las cruces que son tendencia en estos momentos, son a veces profanadas, o usadas de una manera un tanto agresiva para provocar en nuestra imaginación una exaltación. Y en casi todas las ocasiones el objetivo se cumple a la perfección.













No podría pasar sin comentar,la última imagen de ésta tirada de fotos, en la que una monja, desafía a la figura de la cruz, abriendo sus piernas, para causar provocación.

Mientras la imagen de cristo con la cabeza inclinada parece observar atento, a las artes seductoras de la novicia sin apartar su mirada inquisitiva.

Figuras morbosas por excelencia, que por su toca en la cabeza que les resta feminidad, su aire de austeridad, y sobriedad, por su rectitud, y porque las vemos como unas formas imposibles de irradiar sensualidad, debido al hábito y a la solemnidad de su vestuario, son las monjas.

Os traigo monjas tan sexys, que estoy segura que más de uno, sería capaz de ir a misa los domingos, y rezar tres Padres nuestros y un Ave María, sólo por satisfacer sus más morbosos pensamientos.






Si ésta imagen de mujer infranqueable, la combinas con una mirada seductora, con unos labios incitantes, y dejas entrever piel, el morbo de lo prohibido está garantizado.





















Hago un pequeño alto en el camino monacal, para mostraros una editorial que me ha llamado poderosamente la atención, por la manera que tienen de mostrar las joyas. Y aunque es realmente el objetivo, creo sinceramente que estas alhajas, con tanto "pecado carnal" pasan a un segundo plano.Y a pesar de su alto valor económico, les supera el valor sexual.




En ocasiones incluso la fotografía con tintes religiosos, se convierten en una crítica social, como ésta, en la que la figura papal, muestra su poder frente a los feligreses que se les ve como marionetas, que mueve a su antojo.



Steven Klein protagoniza una escandalosa editorial, con la siempre polémica Kate Moss, para la revista W magazine. Ésta enfadó mucho a la iglesia, porque ella salía mostrando en alguna imagen piernas y pecho y lo consideraron una ofensa a la religión.






Por último, os muestro una de mis imágenes favoritas, en esta ocasión ha sido difícil la elección y no sabría deciros si es la que más me gusta pero sí, una de las que más fuerza tiene.


Ahora, y haciendo una reflexión, sólo se me ocurre, la palabra PECADO.

Estoy convencida de que muchos de vosotros, no evitaríais ni la tentación, ni el pecado viendo estas imágenes.

Así que creo que hoy terminaré con una cita de Oscar Wilde, con la que estoy completamente de acuerdo:

"El pecado, es la única nota viva de color, que subsiste en el mundo moderno"

Hasta pronto pecadores!!

                                                                                                              Ángeles Castro

1 comentario:

Salud Martinez dijo...

Genial post!Personalmente me gusta mucho esta estética, he pensado muchas veces en algo así, hay que trabajarla muy bien, y se necesita presupuesto para el arte, pero sería genial.

Un beso