16/3/14

LA PÍCARA INOCENCIA DE UN CHICLE

Esta es la imagen de una chica inocente, dulce, con cara de no haber roto un plato, que lleva en su boca "acetato de polivinilo", o lo que es lo mismo, una de las bases del chicle.

El chicle tal y como lo conocemos ahora nace como "chicle globo", creada por Walter Diemer en el 1928 y en su mezcla al elaborarlo salió de manera casual el color rosa, y es por eso que siempre se asocia este color al chicle; lo habréis escuchado mil veces, cuando decimos que algo es rosa chicle.

Otro dato curioso es como fue llevado de un uso privado a las masas de gente, fue en el 1941, que junto a sus raciones de comida se les ponía un chicle a los soldados estadounidenses, y estos fueron los que se encargaron de esparcir su popularidad.














En la fotografía de moda es muy habitual dar una imagen de ternura al chicle, pero ¿qué tiene esta última imagen de inocente?. Puede que en algunos casos y acompañado de una actitud dulce, nos haga retroceder a la infancia, y es por eso que en muchos casos el color rosa y el recuerdo a la niñez nos lleve a pensar en la inocencia.













Por eso en el post de hoy he querido sacar un poco de ambas cualidades del chicle, el de la inocencia y el de la picardía.
¿Con cual os quedaríais?









Estas dos imágenes que cierran el post de hoy son justo el yin y el yang del chicle, la inocencia y la casi perversión. Y os preguntaréis o por lo menos yo lo he hecho, como es posible que un mismo objeto pueda llevarte a pensar en la dulzura, en la sutileza en la ternura, y otra por el contrario en la lujuria, en la sensualidad, en el erotismo, y como no en el deseo.



Cuando el globo de chicle llega a su punto álgido se produce una explosión seguida de una casi succión que se queda adherida en los labios, ese momento es casi erótico como veréis en la imagen que cierra hoy.

Os invito a rebuscar en vuestro lado derecho del cerebro, que es la parte que alberga a nuestra imaginación, y que analicéis la última imagen, porque yo creo que el artista quiso reflejar algo más que un chicle explotado, ya me contaréis.

Y voy a terminar con una frase que no es de ningún personaje conocido, y que he encontrado en las redes sociales, pero que me ha parecido genial para terminar este artículo de hoy.

"No tengo la mente sucia, tengo la imaginación sexy"

Estoy totalmente de acuerdo con esta frase la haya dicho quien la haya dicho, me parece una genialidad.

Hasta pronto!!

Ángeles Castro

www.wingsgroup.es