22/12/14

ANIMAL PRINT, SEDUCCIÓN FELINA


He podido observar a lo largo de los años, que las mujeres con garra, con decisión, con atrevimiento, y con las ideas claras, asustan mucho. Cuando me refiero a que asustan mucho, claramente me refiero al sexo opuesto, al hombre.

Con suerte no a todos se les asusta, cuando decides ser pantera en vez de gatita. Pero si os fijáis:¿quienes son más sumisas y fáciles de controlar?, indiscutiblemente las gatitas.

Hoy voy a hacer un homenaje al "Animal Print", de leopardo en este caso, porque las mujeres que nos atrevemos con este estampado, somos algo felinas en cierto modo.

La pantera y el leopardo son el mismo felino, les diferencia el color del pelaje, que en el caso de la pantera es negro por su exceso de melanina color oscuro.









Las mujeres con carácter, dan más miedo pero también causan más morbo, una mujer que pide lo que le gusta, sabe lo que desea, no es sumisa, o al menos no se deja abatir, siempre causará más atracción, que una mujer que transige, que no tiene personalidad, que se deja influir, y que es excesivamente complaciente.

Una mujer vestida con animal print, siempre se verá como una mujer con carácter, con seguridad en sí misma y que quiere en cierto modo llamar la atención del que la mira.









Pero pensar que tiene que haber de todo, y para todos los gustos, hay hombres inseguros que buscan una gatita que les arrope, y les de seguridad, otros por el contrario, buscan una mujer interesante que les motive tanto su mente como su cuerpo, hombres dominantes que quieren sumisas a las que tener bajo su control, y hombres inteligentes que quieren a su lado alguien con quién no aburrirse ni en la mesa ni en la...., bueno ya sabéis.

Por esto, no me gusta que los hombres hagan generalizaciones con la frase de "claro, es mujer", no saben todavía que la mujer es uno de los seres más impredecibles y diferentes entre sí que existe en la faz de la tierra??, tan parecidas les parecemos??.

El hombre tiene aún en la mente que es cazador, como en las cavernas, pero las mujeres hemos evolucionado mucho desde esas imágenes en las que nos arrastraban del pelo, ahora nos cogen del pelo, cuando queremos y donde queremos, e incluso no es algo que a todas las mujeres les gusta. Fijaros si somos diferentes.











A medida que escribo este artículo, me voy dando cuenta que casi es una reivindicación a la mujer con carácter, libre y que decide lo que quiere y cuando quiere, como un leopardo o una pantera, que se siente libre, y que es activo las 24 horas del día.

Curiosamente este tipo de pelaje o de print animal, se asocia en la mujer a la agresividad, mientras que si es el hombre el que lo luce, se le transforma automáticamente en un hombre femenino o afeminado, no es una auténtica PARADOJA.

Así somos el ser humano, una paradoja constante. Un intento imposible de buscar la satisfacción personal, la felicidad constante, la perfección desmesurada, pero con contradicciones constantes que nos llevan a fracasar en ese intento.










La diferencia entre los animales y nosotros es la razón, somos animales racionales, pero no la usamos correctamente esta razón para llegar a nuestros objetivos en la vida. Me resulta curioso, yo que trato con tanta gente al cabo del día, escuchar a hombres decir que les gustan las mujeres que les den caña, lo que viene siendo, pasar de ellos, y a mujeres que realmente dicen lo mismo, que un hombre les gusta cuanto más difícil se lo pone. Olvidan que entre medias de todas esas chorradas, está el juego de la seducción, ese contoneo felino, esa mirada que te atrapa, esa caza cuando la presa está desprevenida....

Pero se van perdiendo esas cualidades casi animales, y usamos una sinrazón, que nos lleva a no encontrar el objetivo marcado.


Que conste que cuando hablo de seducción, no sólo me refiero a la mujer moviendo sus pestañas, girando su cabello y ladeando la cabeza para conquistar al tipo de enfrente, sino, a seducir, en el trabajo, a la hora de pedir un préstamo, a la hora de pedir un favor, a la hora de conquistar a un hombre o una mujer, e incluso a la hora de hacer una entrevista laboral.

Seamos más felinos, usemos nuestras armas que en ocasiones las desconocemos o las tenemos poco trabajadas, para llegar a nuestros objetivos.

Y como no, siempre usar la moda y la estética impecable para un resultado 10.

Terminaré con una frase paradójica de Groucho Marx, que muchas veces deberíamos usar a menudo para esas personas que no aportan nada a nuestras vidas.

" Yo nunca olvido una cara, pero en tu caso haré una excepción"

Un abrazo queridos lectores, y espero veros pronto!!

Ángeles Castro


1 comentario:

anamaria garcia dijo...

Cuánta razón hay en tus palabras!!!muuuack